Cómo hacer un oleato de lavanda


Los oleatos nos permiten mediante un proceso de maceración extraer las propiedades de las plantas. Es una manera muy sencilla y eficaz de elaborar aceites vegetales a los que luego podemos dar multitud de usos, desde masajes, jabones, cosmética, terapéuticos…

Hoy le toca al turno al oleato de lavanda. Este aceite es un excelente antiséptico, antiinflamatorio, calmante, digestivo… entre otras propiedades que se viene utilizando desde la antigüedad como aceite relajante, para aromatizar ambientes, para ahuyentar a los insectos, para favorecer la relajación y el sueño e incluso para el cuidado de la piel.

oleato-de-lavanda

Ingredientes:

  • 1 frasco de vidrio con cierre hermético
  • Hojas y flores de lavanda
  • Aceite de almendras dulces (podemos utilizar otros aceites)

aceite-de-lavanda

Elaboración:

  • Lavamos las hojas y flores de lavanda y las secamos bien.
  • Machacamos un poco la lavanda con el mortero.
  • Introducimos la lavanda en el frasco de vidrio y lo rellenamos con el aceite, de manera que el aceite sobrepase un dedo de la planta.
  • Cerramos el tarro y agitamos bien.
  • Lo dejamos macerar durante un periodo de 30-40 días en un lugar fresco y oscuro, como el interior de un armario.
  • Una vez a la semana lo agitaremos para facilitar la salida de todas las propiedades de la planta.
  • Padado el periodo de maceración, ya podremos filtrar el aceite, envasarlo y utilizarlo!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s