Cómo hacer un aceite de clavo


El aceite de clavo se viene utilizando desde la antigüedad en medicina natural. Es un reconocido anestésico desde haces mucho tiempo, gracias a su contenido en euganol, muy utilizado para calmar dolores de las muelas, encías, oídos, la halitosis, dolores de garganta, El eugenol también contribuye a la prevención de la coagulación de la sangre.

Pero las propiedades del clavo van más allá, también es antibacteriano, afrodisíaco, antiespasmódico, antiinflamatorio, antibiótico y un estimulante natural.

El clavo lo podemos utilizar para los dolores estomacales, las nauseas, mareos, los gases, para aliviar dolores de cabeza, de muelas, de encías y de oídos. También para tratar la halitosis y como expectorante en caso de resfriados, bronquitis… El clavo mejora la memoria y la concentración y estimula nuestro organismo en casos de debilidad general. El aceite de clavo se utiliza en aromaterapia para ayudar a conciliar el sueño, reduce el estrés y la ansiedad.

Para la piel el clavo es beneficioso para tratar hongos, heridas, llagas, lumbalgias pero también para pieles grasas y con acné. Se utiliza también en cosmética para la elaboración de muchos productos por sus propiedades reparadoras y emolientes, pero cabe destacar que su aceite esencial aplicado directamente sobre la piel o un abuso a nivel tópico del aceite de clavo puede llegar a producir dermatitis.

clavo-de-olor-35907701

Ingredientes:

  • 10 gr de clavo de olor
  • 100 ml de aceite de oliva o almendras dulces
  • 2 gasas
  • 1 frasco de cristal con cierre hermético
  • 1 gotero de cristal opacoaceite-de-clavo
  • Elaboración:

  • Primero debemos moler los clavos con la ayuda de un moledor de especies o un molinillo.
  • Desplegamos las gasas y colocamos los clavos molidos en el centro. Las atamos con un trocito de hilo formando así un saquito al que cortaremos la gasa que sobre.
  • Introducimos el aceite en el frasco y colocamos también el saquito con los clavos molidos.
  • Lo tapamos con un trozo de papel film y lo ponemos a calentar al baño maría durante 40-45 minutos. De esta manera no perderemos con los vapores ni el aroma ni las propiedades del clavo que acabarán en el aceite.
  • Una vez pasado este tiempo, retiramos el frasco del fuego, lo cerramos con la tapa y lo dejamos reposar de 3 a 4 semanas. Cuanto más tiempo más intenso será el aroma.
  • Para acabar nuestro aceite, sacaremos el saquito, lo exprimiremos bien y envasaremos nuestro aceite en un gotero opaco.

Sus aplicaciones son muchas, entre ellas podemos destacar en caso de dolor de muelas u oídos, aplicar unas gotas de este aceite en un algodón y aplicarlo en la muela o en el oído. También lo podemos utilizar como aceite de masaje para dolores de espalda, lumbalgias o para elaborar ungüentos expectorantes.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s